No me pondría en manos de nadie para hacerme una limpieza de nada. Así como no dejaría que entrase a limpiar en mi casa cualquiera, tampoco dejaría me limpie nada a nivel energético alguien cualquiera. Primero porque igual lo unico que hace es limpiarte el bolsillo en el mejor de los casos. En el peor, que en vez de arreglar, desarregle.

Para limpiezas caseras no por ello menos efectivas y protecciones no demasiado intrusivas, podeis hacer lo siguiente:

1 limpiarse las manos y cara con agua jabón y sal, y añadir sal común al baño o la ducha.

2. algo de cobre en la muñeca, como una pulsera de cobre, que puede llevarse de forma discreta, y si se necesita, se puede poner cobre en las puertas o ventanas de la casa. La gran mayoria de espíritus ya sea de la zona o enviados para tocar las narices, no pasan por donde hay cobre. Pueden ser monedas de cobre, adornos, o incluso cinta adhesiva de cobre, que se compra facil en en Amazon.

3. Usar incienso en casa, Frankincieso o Gálvano, preferiblemente incienso en resina o grano, nada de esas porquerías pegadas a un palo que llevan más quimicos que otra cosa. Ambos inciensos limpian.

4. En caso de disponer o poder comprar aceite esencial de Frankincienso o Gálvano (pranarom en farmacia los vende), se pueden echar unas gotas de cada uno en un bote de crema de manos tipo nive, mezclar bien y usar aplicandolo en la zona de la nuca.

Los malos espiritus pueden ser enviados, pero también son atraidos por personas débiles, enfermas o deprimidas. Estos sencillos pasos ayudan a proteger y a fortalecer.